Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies.

iberentorno
Iberentorno actualmente gestiona proyectos para el futuro desarrollo de 2.100 viviendas y 340.000 m2 para usos comerciales, hosteleros, industriales y logísticos

Iberentorno es la sociedad de gestión inmobiliaria del grupo Iberebro. Su actividad está enfocada al desarrollo de proyectos tanto en venta como en renta.

Llevamos operando en el sector inmobiliario desde 2002 y conocemos bien el mercado residencial, el industrial y el de retail. Trabajamos para grandes compañías y bancos y también para family offices y pequeños patrimonios.

Localizamos operaciones rentables, diseñamos los productos adecuados y nos encargamos de convertirlos en realidad. Otras veces son nuestros clientes quienes nos confían sus activos para que aportemos la mejor solución a sus necesidades específicas.

En Iberentorno nos encargamos absolutamente de todo. Conocemos bien el sector y sabemos qué pasos debemos dar en cada caso. Disponemos de estructura propia y colaboramos con los mejores equipos profesionales. Nada se nos escapa. Desde el análisis de viabilidad de suelos a la licitación de proyectos y el control de ejecución de obra; desde el planeamiento y la gestión urbanísticas a la comercialización de una promoción de viviendas o de naves industriales.

Somos expertos

Te aconsejamos

Antes de comprar...

Lo más importante de todo es elegir la vivienda que realmente te guste. Valora aspectos importantes como altura, orientación, distribución interior, metros útiles, terrazas privadas, zonas comunes, jardines, así como dimensiones de garaje y trastero. Fíjate bien en los materiales y los acabados propuestos. Una vez elegida la vivienda pide un plano del inmueble, de la plaza de garaje y del trastero, así como la Memoria de Calidades. Y antes cualquier tipo de duda consulta con la promotora para aclararla antes de tomar una decisión. Pregunta, estás en tu derecho.

El contrato es el documento que realmente te compromete a ti y también a la promotora. En él se fijan plazos, precios, formas de pago...

Léetelo bien, pregunta lo que no entiendas, fírmalo solamente cuando estés realmente convencido.

Por lo general, suelen ser:

» Una aportación en concepto de reserva, siempre previa a la firma del contrato.

» Otra entrega en el momento de la firma del contrato. Ésta suele ser de mayor importe, recuerda que en este momento te estás comprometiendo realmente con la promotora.

» Una serie de pagos, ya sean mensuales o trimestrales (se especificarán en el contrato), mientras dure al construcción de la vivienda. Intenta pactar con la promotora aquella fórmula que te resulte más cómoda.

Estas aportaciones suelen equivaler aproximadamente al 20% del precio de la vivienda, con la parte correspondiente de IVA. El 80% restante del precio total suele corresponder con el préstamo hipotecario, en el caso de que exista.

Es la forma más habitual para obtener financiación par la construcción de tu vivienda.

La promotora te ofrece la posibilidad de subrogarte en ese préstamo hipotecario. Pero no es obligatorio hacerlo ya que puedes formalizar el préstamo en la entidad financiera que tú prefieras.

En realidad, subrogarse en el préstamo creado tiene la ventaja de que, al estar ya constituido, los gastos relativos a éste, tasación, notario, registro e impuestos, ya han sido pagados por el promotor.

Puedes aprovecharte de ello sin incurrir en más costes.

Puede ocurrir que la promotora no haya concertado un préstamo hipotecario. En ese caso, deberás buscar financiación en el mercado.

Por último, a la hora de estudiar la financiación fíjate bien en el diferencial sobre el Euribor y en las exigencias de las entidades financieras pero también en las comisiones de subrogación, de apertura en el caso de que existiesen, de amortización anticipada y de cancelación. Todo importa.

Debes tener en cuenta que siempre hay que añadir al precio de venta el IVA al tipo vigente en cada momento y que debe estar pagado en su totalidad en el momento de la firma de la escritura.

Si deseas constituir un nuevo préstamo hipotecario con una entidad distinta a la que financia la promoción, o en el caso de que no exista tal financiación, recuerda que deberás incurrir en una serie de gastos (tasación, notario, registro, impuestos, comisiones bancarias). Si te subrogas en la hipoteca existente, parte de dichos gastos ya han sido pagados por la promotora y podrás ahorrártelos.

Recuerda que en ocasiones, las entidades financieras suelen recurrir a gestorías de su confianza para asegurarse de que la escritura es inscrita en el Registro de la Propiedad debidamente. Es algo totalmente habitual y razonable. Para ello tendrás que realizar una provisión de fondos previa en el momento de la escritura para hacer frente a todos estos gastos.

Después de comprar...

Al escriturar la vivienda la promotora te entregará el Libro del Edificio

Es su obligación hacerlo. En él aparece la historia de la promoción y debe incluir un listado completo de los distintos profesionales y gremios intervinientes. Este manual te resultará muy práctico para aclarar dudas acerca del mantenimiento de los distintos elementos de tu vivienda. también por si necesitas ponerte en contacto con alguna de las empresas instaladoras o con los gremios que participaron en la edificación.

Es muy importante que des de alta los distintos suministros (gas, agua, teléfono, electricidad...) con el fin de detectar las posibles deficiencias en las instalaciones (aconsejamos probar todos los enchufes, grifos...). Dichas deficiencias no pueden ser detectadas a simple vista y sólo se ponen de manifiesto en el momento de puesta en servicio de las instalaciones. Te ayudará a agilizar todo el proceso de subsanación de deficiencias.

Para ello la promotora te entregará una hoja que deberás rellenar con los repasos y retoques que encuentres, en el caso de que existan. Es importante que lo notifiques dentro del plazo que te indiquen, normalmente suele ser de 30 días. Una vez notificados los repasos, los gremios correspondientes irán poniéndose en contacto contigo para ir reparándolos. Recuerda que eres tú el que marca los tiempos. Cuanto antes los comuniques, antes serán reparados.

Además no olvides que según la Ley de Ordenación de la Edificación 38/1999, que regula las relaciones entre promotores y compradores de viviendas, el promotor tiene con el consumidor las siguientes responsabilidades:

Artículo 17. Reponsabilidad civil de los agentes que intervienen en el proceso de la edificación.

Sin perjuicio de sus responsabilidades contractuales, las personas físicas o jurídicas que intervienen en el proceso de la edificación responderán frente a los propietarios y los terceros adquirentes de división, de los siguientes daños materiales ocasionados en el edificio dentro de los plazos indicados, contados desde la fecha de recepción de la obra, sin reservas o desde la subsanación de éstas:

Durante diez años, de los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos que afecten a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales, y que comprometan directamente la resistencia mecánica y la estabilidad del edificio.

Durante tres años, de los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos de los elementos constructivos o de las instalaciones que ocasionen el incumplimiento de los requisitos de habitabilidad del apartado 1, letra c) del artículo 3.

Durante un año, en relación con los vicios o defectos de ejecución que afecten a elementos de terminación o acabado de las obras dentro del plazo de un año.